Artículo que nos ha hecho llegar nuestro compañero "ultramaratoniano" Javier Pérez, y que nos parece adecuado para iniciar esta sección de "Artículos". Aparecido en http://www.expansionyempleo.com/edicion/expansion_y_empleo/opinion/recursos_humanos/es/desarrollo/966276.html

Trabaje mejor, corra
Correr es un deporte que atrapa y crea adicción. Si lo practica, logrará grandes beneficios para usted y para quienes le rodean en su lugar de trabajo.
 

Ángel Serrano

Director general de negocio de Aguirre Newman.

 
La forma física y mental en la que nos encontramos tiene una clara incidencia en nuestro rendimiento diario. De esta forma, en más de una ocasión hemos escuchado que la constancia en la práctica del ejercicio físico es muy recomendable para la salud. Sin embargo, lo que no teníamos tan claro es que el ejercicio también provoca grandes beneficios en nuestra actividad profesional.

Recientes trabajos de investigación están redescubriendo los efectos psicológicos del entrenamiento. Después de hacer ejercicio se experimenta un aumento en las hormonas llamadas endorfinas que suelen conocerse con el nombre de hormonas de la felicidad porque producen un aumento del buen humor.

Son claros los beneficios del buen humor en el trabajo. Nos comunicamos mejor, participamos y sonreímos más y hay un deseo mayor por parte de los que nos rodean de trabajar con nosotros. Para ello, correr es la forma más básica, eficiente y económica de ponerse en forma.

No se equivocan los médicos cuando afirman que el corazón es la bomba más eficaz que existe. Se trata de un músculo capaz de bombear diariamente 18.500 litros de sangre. Si este órgano no está en forma realiza mucho más esfuerzo que uno que sí lo está. Incluso actividades tan sencillas como subir una planta en la oficina resultan cansadas. Si se anima a correr, su corazón no latirá tan deprisa y bombeará más sangre, aportando más oxígeno a todos los músculos que lo usarán con más eficacia. En conclusión, se sentirá mejor.

Contra el estrés

Es importante señalar que los beneficios del ejercicio ante el estrés son muy claros, al disminuir los niveles de las hormonas que lo provocan. En nuestro día a día, cuando nuestro cuerpo nos pide descanso, nos encontramos con dos tipos de respuesta: la primera es ir a la máquina de café, a la cajetilla de tabaco o a la nevera; la otra es relajarse y tomarse un respiro de manera tranquila y liberar el estrés de forma natural. Esta segunda respuesta se consigue haciendo ejercicio.

Correr es quizá el que mayor número de beneficios conlleva. Si usted lo practica, descubrirá que los problemas causados por un estilo de vida dominado por el estrés desaparecen. Continuamente escuchamos cómo la presión en el trabajo puede elevar los índices de colesterol, que obstruyen nuestras arterias y causan problemas cardiacos. Evidentemente, no es la única solución para poner fin a las tensiones pero de lo que no cabe duda es de la gran cantidad de ventajas que supone la práctica de este ejercicio.

Ahora bien, también tiene un peligro; es un deporte que atrapa. Crea adictos y cambia nuestra filosofía de vida, de forma que nada volverá a ser lo mismo, especialmente si, entre nuestros objetivos, se encuentra terminar la maratón, la mítica carrera de 42,195 kilómetros que se celebra este domingo en Madrid y Londres.

Pero eso son palabras mayores y se necesita más de un año de entrenamiento continuado para finalizar esta prueba. Comience participando en competiciones de diez kilómetros. Se sentirá atrapado por el ambiente y se sorprenderá por la cantidad de gente que participa. Si pregunta a su alrededor, descubrirá que muchas personas quieren empezar a correr. No caiga en la trampa de mirarse al espejo ni tampoco decida de antemano que no puede. Si no lo intenta, se perderá un cambio en su vida que le reportará grandes beneficios, no sólo a usted sino también a los que le rodean.

Sólo necesita unas zapatillas, un camino y recordar lo que dijo tantas veces Henry Ford: "Si crees que puedes hacerlo, llevas razón; pero, si crees que no puedes, también la tienes".

                 COLABORA EN ESTA SECCIÓN. MÁNDANOS TU ARTÍCULO PREFERIDO                 

Artículo que nos hace llegar nuestro compañero Paco Melero , y que nos parece adecuado para seguir esta sección de "Artículos". Aparecido en http://www.runners.es/Planes/entrenamiento-voluntad-poder-psicologia-correr-kw-articulo.jsp%3Fid%3D4823

PSICOLOGÍA
El entrenamiento de la voluntad

Siempre escribimos sobre la fuerza, nos centramos en cómo mejorar nuestro umbral aeróbico o hacemos hincapié en la musculatura de nuestras piernas… Pero nos olvidamos del arma fundamental de cualquier ser humano: la mente y la voluntad

Por Rodrigo Gavela

Sé de antemano lo que va a ocurrir, pero no quiero aceptarlo. Uno siempre tiene la esperanza de que cambie el tiempo a lo largo del día. Miro de reojo por la ventana, veo cómo se cimbrean las ramas de los árboles y escucho cómo el agua se estrella contra los cristales en continuas ráfagas. Estoy atrapado. Hoy tengo series largas, estoy en pleno período competitivo y no puedo aplazarlas para mañana, pues me modifica todo el plan de trabajo y lo más probable es que no cambie el clima. Lo haré.

Horas después estoy metido de lleno en el entrenamiento, helado de frío y empapado de agua hasta los huesos. Empecé con remilgos, esquivando los charcos, pero al cuarto de hora mis peores augurios se cumplieron y ya no valen las medias tintas. Como si de una metamorfosis se tratara, me transformo radicalmente. Esa parte salvaje que habita dentro de mí aflora, ¡y de qué manera! Un grito de rabia se impone al silbido del viento y al chasquido continuo de las cortinas de agua. La adrenalina se dispara a los niveles más altos, entro en calor casi al instante, el agua parece no molestarme y ya me da igual estar o no mojado, los charcos han dejado de existir para mí.

En ese momento me desafío a mí mismo y a los elementos. Me siento poderoso en el barro. Que el viento es salvaje… ¡pues yo más! Cuando acabo me siento victorioso y más fuerte que nunca. Los tiempos de las series han sido malos, pero no tanto; estoy exhausto, empapado. Cuando me acerco a casa, las pocas personas que se cruzan conmigo me miran con caras raras, me ven totalmente embarrado, pero sonriente; seguro que piensan que estoy pirado. No les falta razón.

Cuando entro en casa y me ve Raquel, me echa la bronca de rigor, pero no tengo tiempo ni fuerzas para replicar. Voy directo a la ducha, me meto vestido y calzado, de esa forma me quito el barro y el frío que casi me congela; luego, poco a poco me voy desvistiendo hasta que me quedo desnudo y me ducho con normalidad. Seco y mudado finalizo el entrenamiento realizando mis abdominales y estirando con el máximo rigor y la máxima concentración.

Raquel sigue muy cabreada, ella dice que por qué pongo en juego mi salud, pero yo creo que me lo comenta porque puse el suelo perdido de barro. Le miro fijamente a los ojos, sonrío y calmadamente le explico que hoy he hecho un gran entrenamiento, puse a prueba mi voluntad, capacidad de aguante y he vuelto a aflorar mi otro yo, el que sólo aparece en los grandes momentos, en las competiciones. Me ha hecho sentir vivo y poderoso.

Esta situación no es tan excepcional, se repite varias veces al año y no siempre de la misma manera. Cuando un atleta corre con un calor seco tremendo, con calor y una humedad excesiva, con viento insoportable y casi huracanado, en un terreno impracticable, en un perfil imposible o en una recta de varios kilómetros está entrenando su voluntad. Quizá muchos no lo saben y se cabrean porque los tiempos no les salen o porque las sensaciones han sido muy malas. Hacen mal, pues en situaciones extremas se pone a prueba no sólo al cuerpo, sino también a la mente, y esta última es tan importante o más en la competición.

¿Quién no se ha disgustado después de un entrenamiento infernal, con condiciones climatológicas muy adversas? ¿Quién no ha jurado en voz alta y a los cuatro vientos, ante Dios y ante el mundo? ¿Quién no ha acabado de mala leche porque el día en que quería salirse en las series para confirmar su buena forma física, apareció ese maldito viento y se las fastidió? Una vez completados los entrenamientos, a ningún corredor le han salido las cosas como esperaba, los tiempos son un desbarajuste total, el pulso disparado, la recuperación que nunca llega, las piernas tambaleantes, los pulmones pidiendo socorro y el corazón en un puño.

Ésa puede ser la imagen de un derrotado pero ¡NO! es la del VENCEDOR. Ese atleta ha sacrificado los tiempos y las sensaciones por enfrentarse desafiante a ese día. Ha realizado un entrenamiento de VOLUNTAD, donde se curten los maratonianos. No hay que disgustarse, ni jurar, ni cabrearse, sino todo lo contrario. Hay que sacar la lectura más positiva y entender que ese día se ha entrenado la voluntad, donde uno se demuestra a sí mismo que es muy fuerte psicológicamente y que es capaz de enfrentarse con éxito a cualquier maratón por duro que sea. A un maratoniano el tiempo jamás le dicta los entrenamientos.

Si el día parece imposible para correr, a un maratoniano curtido no le asusta, aunque no le guste saldrá si tiene que hacerlo. Al empezar alzará la mirada, un resoplido, trazará una sonrisa desafiante, una mirada a la derecha con el gesto más duro y otra a la izquierda, con la mandíbula en la máxima tensión. Y dará el primer paso. En la mente sólo aparecerá un desafío: "por mis huevos que hoy entreno". Pero a veces el clima es implacable e invencible, ¿o no?

EL TRIUNFO DE TU VOLUNTAD

Nunca intentes explicarle a una persona que no corre porque corres tu. Si empiezas por enumerar los beneficios concretos de salud asociados al running, probablemente consigas su atención. Las bondades tangibles de la carrera de fondo, como un corazón más fuerte y una evidente pérdida de peso, son fáciles de entender para alguien no iniciado en el running. Pero si intentas explicar a un no corredor la sensación que obtienes después de un entrenamiento o como tus preocupaciones parecen menos inquietantes después de unos kilómetros por el asfalto, puedes conseguir por respuesta una mirada en blanco. Estos beneficios intangibles son mucho más difíciles de definir. Y muchas veces también son más difíciles de conseguir. Al fin y al cabo, siempre quemas calorías en un entrenamiento, pero no siempre alcanzas ese resplandor evasivo del corredor. Aquí van algunos de los intangibles más importantes, y como hacer que sucedan más a menudo.

Adaptación de actitud
Muchas veces salgo a correr con el sentimiento de que mi vaso está medio vacío, pero luego al volver me doy cuenta que realmente está medio lleno. Y se que no soy el único. Los expertos han demostrado que el correr activa el lado creativo del cerebro, lo cual ayuda a resolver problemas. Correr regularmente también promueve una visión positiva de la vida.
Cualquier entrenamiento - corto o largo, rápido o lento - te puede ayudar a mejorar tu actitud y despejar tu mente. La clave es la constancia. Intenta correr por lo menos 3 días a la semana, y no dejes pasar más de 2 días entre entrenamiento y entrenamiento. No importa que solo salgas 10 minutos, simplemente sal.

Impulso de vitalidad
Este es uno de los misterios de la vida: Te sientes con más energía después de correr que antes. ¿Cómo es posible? Los científicos lo achacan a un número de químicos que el cuerpo fabrica durante el ejercicio, que provoca actividad, productividad y sensación de bienestar.
Para conseguir este intangible tienes que vigilar tu velocímetro. Correr por encima de tu límite de velocidad puede trasladarte rápidamente de la energía a un sufrimiento desasosegante. Un entrenamiento duro a la semana está muy bien para mantenerte en forma, pero no vayas siempre deprisa. Evita acompañantes que te empujen a un entrenamiento duro todos los días.

Liberación del estrés
Las investigaciones siempre han demostrado el alivio de estrés que da el ejercicio aeróbico con regularidad. Y la sencillez del correr - solo tú, tus zapatillas y la calle-hace que sea el deporte ideal para aliviar el estrés.
La gran mayoría de los corredores que he entrenado han relatado que el alivio de estrés es mayor cuando han corrido más de 45 minutos. Si eso es mucho para tu nivel, baja el ritmo al principio y tómate pausas para andar entremedias hasta llegar al tiempo total. No salgas a correr siempre con un tiempo o distancia como meta estricta. Si exiges demasiado de tus entrenamientos acabarán por estresarte en lugar de relajarte.

                 COLABORA EN ESTA SECCIÓN. MÁNDANOS TU ARTÍCULO PREFERIDO                 

ARTÍCULOS